jueves, 8 de marzo de 2018

Feliz 8 de marzo


Hoy celebramos un día de conquista de derechos, un día en el que hacemos un alto en el camino para conmemorar lo que se ha conseguido con mucha paciencia y lucha de otras mujeres que fueron abriendo el camino a las que vinieron detrás. Porque es así, muchas veces un día como hoy es motivo de risa o desconcierto por parte de la gente porque no se entiende exactamente qué se reivindica o qué se se celebra: ¿que la mujer trabaje?¿que la mujer sea independiente? ¿que pueda fumar? ¿que pueda beber? ¿que pueda hacer top less en la playa? ¿que se "libere"?
No señores, lo que se celebra hoy es la lucha por el respeto y la igualdad.
Y esto es lo que ha sido nuestra trayectoria, una constante lucha, ¿o no? En el pasado no se nos permitía trabajar ni cobrar un salario ni votar, ¿sabíais que en España en los años 70, que tampoco están tan lejos, las mujeres no podíamos tener pasaporte a menos que tuvieramos el permiso del padre o del marido? Pues sí, así era el mundo para nosotras, seres de segunda categoría, ¿triste y gris verdad? Pero volviendo al inicio de este post, ha sido con el tiempo y la lucha de muchas otras compañeras como se han conseguido derribar esos muros de injusticia, y por supuesto también, gracias a la comprensión y consideración de muchos hombres que permitieron que ese mensaje llegara y se concretara: esto no es una lucha sólo de mujeres, sino de hombres también.
No obstante, esto aún no se termina, pues se sigue luchando hoy en día porque todavía hay mucho por hacer, como por ejemplo que se erradique la violencia, que podamos cobrar lo mismo o que haya igualdad de puestos directivos en las empresas o en los gobiernos, porque nosotras también tenemos derecho participar en el rumbo de las cosas, a decidir y a influir, a que se nos escuche, a que se tome en cuenta nuestra capacidad, y a la igualdad.
¡Y bueno!, no me extiendo más, tan sólo quería compartir esta reflexión con vosotros y desearos un muy feliz #8demarzo.